Tartar de atún y cómo intentar, y no conseguir, tener constancia


Pues así es, no hay forma de traeros recetas de forma regular.

Pero he tomado una decisión, no me voy a obligar, para mí el blog es un disfrute y no lo puedo convertir en una carga.

Lo único que os pido es que me tengáis paciencia, y de vez en cuando me deis un toque para saber que os sigo teniendo al otro lado.


Uffffffff, cuando me pongo tostón lo soy y mucho así que, vamos a hablar de cocina no????

He de confesaros que soy una gran amante de los carpacios, la carne muy poco hecha, los ceviches, y por supuesto los tartar's.

Este que hoy os traigo es uno de los que le tenía ganas, el de atún, la receta es totalmente de mi propia cosecha (la verdad es que poco misterio tiene, jejeje), más que nada para que no se me echen encima los puristas, es mi tartar de atún y punto.


Os aconsejo que a pesar de que es un pescado no cocido con fuego y os de aprensión, por lo menos lo probéis, y crudo crudo no estará, el limón le da un punto de cocinado.

Si he conseguido superar los bloqueos iniciales vamos a por el siguiente paso, la receta.

INGREDIENTES:
  • 300 gr de atún fresco.
  • 30 ml de aceite de oliva virgen.
  • 2 cucharaditas de salsa de soja.
  • 2 cucharaditas de zumo de limón.
  • 1 cebolleta.
  • Sal al gusto.
  • Pimienta al gusto.

ELABORACIÓN:

Antes de empezar unos cuantos detalles a tener en cuenta:
  • El atún tiene que ser fresco.
  • Hay que congelarlo recién comprado para evitar el anisakis.
  • Evidentemente ha de estar totalmente limpio de espinas y sin piel.
Una vez tenidos en cuenta estos detallitos empezamos con la elaboración, lo primero que haremos es picar el atún bien picado, sobre todo a mano, nada de picadora.

En un bol mezclaremos el aceite con la salsa de soja. 

Incorporamos el atún picado en esta mezcla.

La cebolleta la picamos pequeñita y la añadimos en la mezcla anterior, salpimentamos al gusto (en mi caso no le eché sal pues la salsa de soja me parece suficientemente salada, pero todo es cuestión de gustos).


Lo tendremos en la nevera durante media hora como mínimo.

Justo 5 minutos antes de servir le añadimos el zumo de limón (esto es importante, el limón servirá para cocinar el atún, pero si lo echamos con mucha antelación quedará sobrecocinado). 

A mi me gusta servirlo en tostadas de pan con tomate con aceite de oliva y sal maldon, está riquísimo. 


Seguro que a muchos os encanta, y espero que os haya servido mi receta.

Y esto es todo por hoy, podéis estar un poco más al día de mis andanzas a través de las redes sociales:




PINTEREST

Un beso enorme a todas/os.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encanta ver vuestros comentarios, gracias a ellos todo esto cobra mayor sentido.
Aunque no pueda contestar siempre me los leo absolutamente todos, si tenéis alguna consulta podéis enviarla directamente al e-mail que tenéis en la pestaña de contacto.
Este blog, por falta de tiempo, no participa en cadenas de premios, aunque siempre estaré super agradecida de que hayáis pensado en mi.
Gracias por estar.
Yolanda.