King Cake, calentando motores para Carnaval gracias a Desafío en la Cocina


Pues aquí estamos de nuevo con el reto que nos mandan las bosses de Desafío en la Cocina, este mes nos ha llegado de manos de Carolina del blog Tomillo, laurel y otras cosas de comer. Y no paran de sorprenderme estas desafiadoras, pues a veces nos ponen unos deberes que nos hacen estudiar con profundidad, y ella nos zampó King Cake, vamos que ni idea, menos mal que nos puso unas fotos para que nos fuésemos preparando.


Así, investigando por Internet pude saber que el King Cake es muy tradicional en Nueva Orleans, allí a partir del día de Reyes lo hacen cada semana, hasta que llegan al Mardi Gras (es el día antes del miércoles de ceniza, final del carnaval e inicio de la cuaresma, para ser más exactos 47 días antes del Domingo de Pascua).

Los colores típicos de este roscón representan a los tres Reyes Magos, y, concretamente, el púrpura representa la justicia, el verde la fe y el dorado el poder. 

Es tradición insertar un bebé de porcelana que representa al niño Jesús, a quien le toca compra el roscón para la semana siguiente.


Y después de este rollo, y viendo las distintas versiones que hay por la red, me decidí (cómo es habitual en mí) a hacer mi propia versión.

Para el roscón en sí utilicé la misma receta que para el Roscón de Reyes y que podéis encontrar aquí.

El relleno es mi propia versión, pero cómo veréis en el detalle de la receta lo tengo que mejorar, pues aunque quedó buenísimo, tiene sus fallos.


Antes de que os explique la receta, y si queréis ver otras versiones, podéis darle a la imagen del desafío, allí encontraréis la aportación del resto de mis compañeros, no os las perdáis.


Y después de todo este rollo que os acabo de zampar os dejo con la receta (os aviso que es un pelín larga, pero no me caracterizo por una gran capacidad de síntesis, jeje).

Vamos a por ella.

INGREDIENTES PARA EL ROSCO:

Para la masa madre:
  • 35 gr de leche entera.
  • 5 gr de levadura fresca.
  • 1/2 cucharadita de azúcar.
  • 65 gr de harina de fuerza.

Para la masa final:
  • Masa madre.
  • 30 gr de leche entera.
  • 35 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 1 huevo mediano a temperatura ambiente.
  • 10 gr de levadura fresca.
  • 10 gr de agua de azahar.
  • 225 de harina de fuerza.
  • Una pizca de sal.
  • 60 gr de azúcar glas.
  • Ralladura de la cáscara de media naranja.
  • Ralladura de la cáscara de medio limón.
  • 1 huevo para pintar la masa antes de hornear.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:
  • 125 gr de azúcar moreno.
  • 125 gr de mantequilla.
  • 1 cucharada de canela.

INGREDIENTES PARA DECORAR:
  • Azúcar teñido de amarillo, verde y morado.
  • 200 gr de azúcar glas.
  • 1 cucharadita de albúmina.
ELABORACIÓN:

Para hacer la masa madre templamos la leche y deshacemos en ella la levadura. Añadimos el azúcar y mezclamos. Por último añadimos la harina, previamente tamizada, y amasamos hasta que no se nos quede pegada a las manos dándole forma de bola.

En un bol ponemos agua templada e introducimos en ella la masa madre, cuando suba a la superficie la tendremos lista, la retiramos y reservamos.


Para la masa final templamos la leche y deshacemos la levadura tal y como habíamos hecho para la masa madre, reservamos.

En un bol ponemos la harina tamizada, añadimos el huevo, el azúcar glas mezclado con las ralladuras de limón y naranja, la mantequilla, la sal, el agua de azahar, la masa madre y por último la leche con la levadura que teníamos reservada.


Mezclaremos con las manos, primero en el bol y después en una superficie de trabajo previamente untada con un poco de aceite para que no se quede pegada. Tendréis que ir trabajándola hasta que consigáis una masa lisa y que no se enganche en los dedos (nunca le añadáis más harina, es cuestión de amasar y amasar hasta que tenga la consistencia adecuada).


Le damos nuevamente forma de bola y la ponemos en un bol que también habremos engrasado con aceite. La tapamos con papel film (untadlo también con aceite por si al crecer la masa os toca y así evitáis que se os quede pegada), y la dejamos reposar hasta que doble su tamaño. Calculad que necesitará un mínimo de 4 horas a temperatura ambiente para que leve (más o menos ha de doblar su tamaño) también podéis optar por dejarla toda la noche en la nevera, en este último caso lo mejor es al día siguiente dejarlo una hora a temperatura ambiente antes de volver a trabajarla.

Mientras tanto prepararemos el relleno, para ello no hay más que mezclar todos los ingredientes (cómo veréis más adelante este punto lo tengo que mejorar, este relleno queda bueno pero tiene excesiva mantequilla, con lo cual al hornear se salió una gran parte, no obstante el resultado final quedó estupendo).

Engrasamos la superficie de trabajo con aceite y estiramos la masa de forma rectangular. Untamos el relleno en el centro (dejad un centímetro por cada lado para poder enrollarlo) y enrollamos sobre si mismo hasta formar un rulo.


Cogemos los extremos del rulo y los unimos hasta formar un rosco, en el centro ponemos un aro de emplatar engrasado en aceite, le hacemos doce cortes con un cuchillo y lo tapamos con un trapo de algodón y lo dejaremos reposar nuevamente entre 2/3 horas hasta que vuelva nuevamente a doblar su tamaño.

Una vez pasado este tiempo precalentamos el horno a 200º arriba y abajo sin ventilador, pondremos el rosco (previamente lo habremos pintado con huevo batido) y a los 10 minutos bajamos la temperatura a 180º y lo tendremos 8 minutos más. A media cocción podéis taparlo con papel de aluminio para que no se dore en exceso (ya veis que a mí se me fue un poquito la mano).


Ya veis por las imágenes que el relleno se salió en parte (otra parte quedó dentro y le dio un sabor estupendo), igualmente cuando esté frío lo podréis desmoldar sin ningún tipo de problema.

Vamos por la parte final, la decoración.

En primer lugar para decorar hará falta que el rosco esté completamente frío.

Veréis que utilizaremos 3 azúcares teñidos de color amarillo, verde y morado. Es muy fácil, si tenéis colorante líquido le añadís unas gotitas y los mezcláis con una cuchara hasta que quede totalmente teñido. Os aconsejo hacerlo de un día para otro para que quede un poquito más seco.


Vamos a preparar glasa real, para ello mezclamos el azúcar glas con la albúmina y le añadimos agua (poquita, es mejor ir añadiendo poco a poco que pasarse) y mezclamos con unas varillas. La consistencia sería como un puré, vamos que pueda resbalar por el rosco pero que sea un poco consistente (ufff, que difícil es explicar esto). Bueno, una vez listo lo pondremos por encima del roscón. Cuando lo tengamos todo glaseado iremos poniendo encima el azúcar de colores (la glasa en este caso hace las veces de pegamento), el orden es amarillo, morado y verde. Los iremos poniendo en cada uno de los trozos delimitados por los cortes que le habíamos hecho.



Y ahora ya lo podéis degustar, está delicioso, vamos todos un descubrimiento.

Y con esto ya me despido hasta el jueves, que os traeré una receta de pescado tan y tan sencilla que me da hasta cosilla, que vaaaaaaaaa no me da ninguna verguenza, os sorprenderá su facilidad y lo resultona que es.

Un beso enorme a todas/os.

20 comentarios:

  1. Hola! tiene una pinta buenísima y alegre! seguro que estaba buenísimo! besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que, a pesar del desastre inicial, el resultado final fue fantástico. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  2. Me encanta, te ha quedado precioso. Tengo una duda, ¿amasas a mano o con amasadora?, yo no tengo amasadora ni termomix y hay recetas que descarto porque veo un poco complicados los amasados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cari, en este caso lo he hecho a mano, la verdad es que es una masa que aunque utilices amasadora finalmente te tienes que pegar el trabajo fuera para que quede bien. Con amasadora básicamente harías el trabajo inicial de mezcla. Pero no le tengas miedo, es cuestión de paciencia únicamente. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  3. que colorido mas rico te ha salido, genial!!!!!!!!!!!!! El sabor tenía que ser super rico con ese relleno

    ResponderEliminar
  4. te ha quedado sensacional!!los colores preciosos y el corte uhmmmm!!

    ResponderEliminar
  5. Un pastel de carnaval 100%, me encantan todos éstos colores!Y tiene que estar superrico!!
    Un beso grande preciosa :)

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado el reto de este mes, queda tan colorido y tan rico!! con el relleno de canela lo tengo que probar, tiene que estar muy bueno. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que quedó absolutamente delicioso. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  7. Te ha quedado muy muy colorido y casi saboreo ese relleno!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno!!!! Te ha quedado estupendo! !
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Que bo està eh Yolanda!! t'ha quedat genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La veritat es que estava bonisim. Petons. Yolanda.

      Eliminar
  10. Que rico me ha encantado este desafío bst

    ResponderEliminar

Me encanta ver vuestros comentarios, gracias a ellos todo esto cobra mayor sentido.
Aunque no pueda contestar siempre me los leo absolutamente todos, si tenéis alguna consulta podéis enviarla directamente al e-mail que tenéis en la pestaña de contacto.
Este blog, por falta de tiempo, no participa en cadenas de premios, aunque siempre estaré super agradecida de que hayáis pensado en mi.
Gracias por estar.
Yolanda.