Pollo sentado a la cerveza, si si, lo se, muy poco fotogénico el pobre, pero rico rico rico


Hola, aquí me tenéis de nuevo (últimamente estoy volviendo a ser cumplidora con todos vosotros).

La receta de hoy me ha costado ponerla, pero no por que no esté buena (es todo lo contrario, está buenísimo), si no por que es poco fotogénico un pollo en semejante postura.

Os podría haber hecho la foto del pollo cortadito, y en un plato mono, pero quería que lo viéseis en todo su esplendor.

Otra cosa que me daba apuro es por donde se pone la botella, jajaja, mi hijo estaba totalmente escandalizado, pero luego se lo zampó sin ningún tipo de problema.

Esta es una forma de hacer el pollo muy, pero que muy fácil, y que da muy poco trabajo, o sea que, ideal para los domingos.

Venga, que me enrollo como una persiana, vamos a por la receta.

INGREDIENTES:
  • 1 pollo entero, limpio por dentro.
  • 1 lata de cerveza.
  • Tomillo
  • Romero
  • Pimienta negra
  • Zumo de limón
  • Sal
  • Patatas para guarnición.

ELABORACIÓN:

En primer lugar limpiamos bien el pollo, quemando las plumas que le puedan haber quedado. Lo salaremos y reservamos.

En un recipiente mezclamos 3 cucharadas soperas de aceite, 1/3 parte de la lata de cerveza, tomillo, romero y pimienta negra al gusto, y un poco de zumo de limón.

Ponemos el pollo en una bandeja, apta para el horno, y lo regamos con la mezcla anterior. Lo dejaremos 30 minutos macerando. A los 15 minutos lo giráis.


Envolvemos la lata con papel de aluminio y la introducimos dentro del pollo por la parte inferior del mismo (aquí me entra la risa tonta, exactamente la metemos por donde la espalda pierde su casto nombre). 

Precalentamos el horno, a 200º, arriba y abajo con ventilador. Cuando introduzcamos el pollo quitaremos el calor de arriba y lo dejaremos solo abajo. Lo tendremos durante 1 hora con calor solo abajo, es recomendable regarlo con el caldo cada 15 minutos para que quede más jugoso. Cuando lleve media hora ponemos las patatas, partidas a trozos. Pasada la hora, si vemos que no queda muy dorado por arriba podemos poner el calor arriba también y lo dejamos 15 minutos más.


Y ya lo podemos sacar, y trinchar (por supuesto quitad la lata del interior).


Os aseguro que repetiréis.

Y esto es todo por hoy, pronto tendréis una nueva receta, o eso espero, jejeje.

Si no podéis esperar hasta que llegue ese momento, me podéis seguir a través de las redes sociales:





Un beso enorme a todas/os.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me encanta ver vuestros comentarios, gracias a ellos todo esto cobra mayor sentido.
Aunque no pueda contestar siempre me los leo absolutamente todos, si tenéis alguna consulta podéis enviarla directamente al e-mail que tenéis en la pestaña de contacto.
Este blog, por falta de tiempo, no participa en cadenas de premios, aunque siempre estaré super agradecida de que hayáis pensado en mi.
Gracias por estar.
Yolanda.