RED VELVET CAKE CON ADORNO DE RAMILLETE DE PIMPOLLOS, EHHH, QUE OS EXPLICARÉ EL RAMILLETE EN EL TUTORIAL DEL JUEVES VALEEEE

RED VELVET CAKE
Soy cómo una niña, cuando me estreno con una tarta y me sale no bien, si no lo siguiente, me pongo a dar saltos de alegría como una posesa.


Esta vez me he estrenado con le Red Velvet, y os tengo que decir que no es nada complicada si seguimos las instrucciones al pié de la letra.

Hay miles de recetas en la red, pero yo quería ir sobre seguro, y para ello me fui al Rincón de Bea, receta que hago de ella es un 10 asegurado (como mínimo de momento).


También os he de contar que me estoy tomando muy en serio el tema reposteril, y mi última adquisición ha sido el libro La biblia de los pasteles de Rose Levy Beranbaum, que tal cómo me aconsejaron en el máster es un básico para la repostería creativa.


Cómo veis, también estoy utilizando las flores que os enseñaré en los tutoriales para que podáis ver los diferentes usos.


La verdad que la tarta fue un verdadero éxito, estaba bonita por fuera y muy rica por dentro, mirad la siguiente foto y no me digáis que no os comeríais la pantalla (bueno si me decís que no tampoco pasa nada).


Uffff, cómo me enrollo, vamos a por la receta.



Ingredientes:

  • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 275 gr de azúcar normal.
  • 2 huevos L.
  • 280 gr de harina normal.
  • 15 gr de cacao en polvo.
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1/4 de cucharadita de sal.
  • 225 ml de leche.
  • 15 ml de zumo de limón.
  • 2 cucharaditas de colorante rojo en gel.
  • 1 cucharadita de vinagre blanco.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
Precalentamos el horno a 170º arriba y abajo.

En primer lugar mezclamos todos los ingredientes secos (menos el azúcar), tamizamos y reservamos.

Ahora vamos a preparar una buttermilk, para ello pondremos el zumo de limón junto con la leche y esperaremos 10 minutos, veréis que queda cómo una especie de lecha cortada, no pasa nada, así debe quedar. Por supuesto si encontráis directamente la buttermilk la podéis comprar y os ahorráis este paso, yo he buscado bastante y de momento no la he encontrado.

Ponemos en un bol la mantequilla y el azúcar, y batimos hasta que tenga una textura pomada.

Añadimos los huevos uno a uno, no añadir el siguiente hasta que el anterior no esté completamente integrado.

Mezclamos la buttermilk con el vinagre y la vainilla.

Incorporaremos los ingredientes secos en tres veces, y los líquidos en dos veces, empezando y acabando con los secos.

Finalmente añadimos el colorante rojo y volvemos a mezclar.

Ya la tenemos lista.


No me pude resistir, metí la puntita del dedo y solamente cruda ya estaba de rechupete.

Yo utilicé un molde de PME (de los altos) de 15 cm, con la cantidad que os he puesto tuve para el pastel y me sobró para 6 cupcakes, que cayeron en cuestión de minutos.

Al molde le hemos de poner mantequilla y después enharinarlo, y va mejor poner en la base papel de hornear (yo no lo puse y se me quedo un poquito enganchado, la próxima vez no me pasa).

Vertemos la masa, yo utilizo un truco para que el pastel suba recto (sin barriga), baño las paredes con la masa para que no tenga absolutamente ningún obstáculo, también el horno lo bajo a 160º en el momento de introducir el bizcocho, necesitaremos más tiempo de horneado pero subirá recto, sin barriga y no se quemará en la superficie. Yo lo tuve 1 hora aproximadamente (pensad que lo hago en un sólo molde, y me gusta que me salgan bien altos).

El resultado lo tenemos aquí.



La próxima vez le echaré más masa, pues aún quedaba molde para rato, me hubiera salido un pastel super alto, como a mí me gustan.
Una vez tenemos el bizcocho fuera del horno lo dejamos unos 10 minutos en el molde, y seguidamente desmoldamos sobre una rejilla, boca abajo, y lo dejamos enfriar completamente.
Cuando está completamente frío lo envolvemos en papel film, lo podemos poner en el frigorífico (se conserva 1 semana) o en el congelador (se conserva hasta 2 meses).
Siempre es conveniente dejarlo como mínimo 1 día en el frigorífico, pues así, al separar las capas, no se desmiga tanto.
Para la cobertura y el relleno utilicé cómo frosting cheese cream (es que me encanta).
Ingredientes:
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 250 gr de azúcar glass.
  • 200 gr de queso crema frío de la nevera.
Batimos la mantequilla a velocidad rápida hasta que quede pomada. Añadimos el azúcar glass, previamente tamizado, todo de una vez. Empezamos a mezclar a velocidad mínima (para no estucar toda la cocina) y cuando esté mezclado subimos a velocidad rápida y mezclamos 5 minutos nuevamente.
Añadimos ahora el queso crema y mezclamos a velocidad lenta sólo hasta que esté completamente incorporado (cuanto menos batido mejor para que nos quede una crema consistente), y listos.
Pasamos al montaje del pastel.


Colocamos nuestro bizcocho en una base giratoria.
Yo lo he dividido en tres capas, en primer lugar ponemos tres palillos para saber posteriormente el punto de unión y nos quede completamente nivelado.
Para cortarlo utilizar un cuchillo de sierra (los que se utilizan para el pan), empezamos poco a poco para marcar la circunferencia, y a cada vuelta introducimos el cuchillo un poco más hasta que conseguimos cortar toda la capa. Y así conseguimos tres capas.
Ponemos un poco de glasa real en la base y ponemos la primera capa de bizcocho (yo he utilizado una glasa de Wilton que viene en un tubo y que se puede usar directamente, pues no suelo guardar la que utilizo para las galletas en la nevera, va muy bien para pegar el pastel a la base y para pegar decoraciones a la tarta).
La capa de bizcocho que ha de quedar abajo es la superior cuando horneamos el pastel, de esta forma dejamos para la última capa la base que siempre es más lisa.
Ponemos la mitad de la cheese cream en una manga pastelera con la boquilla 1M de Wilton (podemos no ponerle boquilla y utilizar la manga directamente cortando un poquito la punta), cubrimos completamente el bizcocho.
Ponemos la siguiente capa, haciendo coincidir el palillo, y volvemos a cubrir con el frosting.
Ponemos la última capa del bizcocho.
Como veis en este bizcocho no he utilizado almíbar, realmente queda tan y tan esponjoso que no le hace ninguna falta.
Pasaremos ahora a cubrir toda la superficie.


Para cubrirlo utilizaremos el resto de frosting que habíamos reservado.
Con una espátula cubrimos tanto la parte superior como los laterales del bizcocho intentando que quede lo más lisa posible (no hace falta que os quede totalmente perfecta pues le daremos una segunda capa), lo introducimos en la nevera durante 10-15 minutos.
Cuando la primera capa ha endurecido un poco sacamos la tarta de la nevera y la cubrimos nuevamente con el resto del frosting alisándola con la espátula, y de nuevo la ponemos en la nevera.
Cuando nuevamente haya endurecido ya podemos cubrirla con el fondant.
En este caso yo he utilizado directamente fondant blanco, y para decorarla he usado el ramillete de pimpollos que os enseñaré a hacer el jueves. También le he puesto un lacito verde en la base para que quede monísima.
Uffff, cuando repaso las entradas me doy cuenta de que me enrollo mucho, pero os aseguro que no se cómo acortarlas, me gusta explicaros todo todo y todo. Tenedme paciencia please.
Bueno, nos veremos el martes, que esta semana tengo mucha munición, es que estoy que no paro, jejeje.
Muchos besos a todas/os y gracias por estar, por comentar, por animar, etc, sois los mejores.

Estoy enlazando esta entrada a la fiesta de enlaces de Blanca de Personalización de Blogs.

42 comentarios:

  1. Me encanta esta tarta y te ha quedado preciosa. Sé que no participas en cadenas de premios, pero me gustaría dejarte uno, ya que me encanta tu blog. Besos
    http://lacocinavioletadecarol.blogspot.com.es/2013/05/10-premio-para-mi-blog.html

    ResponderEliminar
  2. Ay qué rico! El Red Velvet es uno de mis bizcochos favoritos! Te ha quedado genial y estoy esperando al jueves a ver el tutorial de las flores!!

    Un beso y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!! Vengo del carrusel de blogs. Estupendos tus post paso a paso. Me parece un arte y me encanta tu paciencia para enseñarlo asi. Besos. Merche

    ResponderEliminar
  4. ummm qué pintaza!!! la tenemos en nuestra lista para hacerla ya mismo, hasta compramos el aroma red velvet pero veo que tu no lo has usado.. muchas gracias por compartir la receta!! besis

    ResponderEliminar
  5. un aexplicación estupenda y una tarta espectacular. Preciosa!

    ResponderEliminar
  6. Ohhh red velvet que buenooo!!! Me encanta ese ramillete tan colorido, es muy bonito!!!!

    Besosss

    Gemma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, Gemma, es que estoy en un momento floreado muy intenso. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  7. la red velvet es una de mis tartas favoritas... me recuerda a unos pastelitos que comía de pequeña!!! me encanta!!! ah y la tarta te ha quedado preciosa, como siempre!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias wapa, yo lo había probado y me parecía delicioso, y ahora que lo he hecho creo que me volveré adicta. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  8. Te quedó preciosa y con una presentación divina!!! La has explicado estupendamente, muy buen trabajo!!!

    ResponderEliminar
  9. A mí todas estas cosas de repostería creativa y modelado de fondant me dejan siempre con la boca abierta! Vaya manos que tienes, entre el modelado de las hojas y flores y la pintaza que tiene el bizcocho dan ganar de darle un mordisco a la pantalla! ☺

    Besos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victoria, eres un solete. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  10. Yo tuve una experiencia religiosa con uno y desde entonces sigo tratamiento farmacológico. No puedo verlo, de hecho te estoy comentando sin ver las fotos, qué podrian provocarme una regresión nada agradable. Espero que te haya salido bonito y riquísimo. Cuando sane totalmente regresaré a verlo. Un besito y buena entrada de semana....valeeeee?

    ResponderEliminar
  11. Preciosa y muy delicada con esas flores que son preciosas!!!! y comerme la pantalla, casi, casi... porque tiene una pinta deliciosa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Nunca he probado esta tarta y es una de la lista de pendientes porque me parece preciosa. Yo también me compré la Biblia de los postres el año pasado y el problema es que no se cual hacer !Hay tantos! Pero el pastel de chocolate totalmente americano está de muerte. Las flores monísimas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Impresionante......despues de ver el corte me quedé sin palabras¡¡¡
    Un saludo, Manuel.

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, parece que nos hemos hablado, yo también la compré hace poco y la verdad estoy muy contenta, aunque no he probado todavía las recetas. La tarta muy rica, ya lo se, te ha salido muy bien, veo que te pones las pilas jeje... Y las florecillas, una monada. Un besote guapa :)

    ResponderEliminar
  15. Ummmm, que riquísimo es el red velvet. Yo tengo una receta similar y la verdad es que es un éxito seguro. Me ha gustado mucho como has descrito todo el tema de los moldes. Te estas convirtiendo en toda una experta repostera. Con ganitas de que nos cuentes como hacer ese ramillete de flores coloreadas tan bonito.
    MUAKKKK

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, lo intento, lo intento. El jueves el tutorial. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  16. Bueno Yolanda un paso a paso de los buenossssssssssss, jajajajaja. Te quedó preciosa la tarta y las recetas de Bea son una apuesta segura!!!!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  17. Cada vez vas a mejor, esta te ha quedado perfecta, muy bonita, me encanta... FELICIDADES...!!!

    *Pilar*

    ResponderEliminar
  18. Preciosa!!! Eres una artista, unas flores muy bonitas. Te ha quedado genial!!! Besos

    ResponderEliminar
  19. ¡Estás hecha una artista!! Te ha quedado maravillosa!! ¡Vaya manos!! Un beso.

    ResponderEliminar
  20. las flores son muy chulis, y tiene una pinta estupenda! igual me animo con la receta!
    un besico!

    ResponderEliminar
  21. Yolanda qué tarta!!!!! Dónde tengo que ir para comerla??? Qué cosas tan bonitas haces y eso que estas estresada, si no estuvieras qué harias!! Me ha encantado y el paso a paso también, ese bizcocho lo tengo pendiente de hacer, pero sé que esta muy rico, por eso sé que la tarta estará de muerte a parte de bonita. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias May, aunque no te lo creas me desestreso. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  22. Muy bonita y muy bien explicada la receta con las fotos del paso a paso. Este finde hice una tarta red velvet y no me acabó de convencer, quizás fue por el aceite, no sé, le notaba un gusto raro...ainsss....usé la receta de Alma, tendré que probar la de Bea a ver qué tal.

    Un beso,

    Alejandra

    ResponderEliminar
  23. que preciosidad de tarta.Por aqui me quedo para seguirte con tu permiso.bssss

    ResponderEliminar
  24. Yolanda! Con la boca abierta me has dejado... :D
    Mejoras a pasos agigantados!!! Pero qué tarta TAN BONITA!!!
    Enhorabuena!!! Yo aun tengo mucho respeto a las tartas de fondant...
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero me dices unas cosas Lola. Besos. Yolanda.

      Eliminar
  25. Hola guapísima preciosisimo el ramillete, nos debes el tutorial eh¡¡¡¡ que yo también lo quiero, besos Mar

    ResponderEliminar
  26. Esto ya es repostería fina, se necesitan unas manos especiales como las tuyas.
    Gracias por compartirlo.
    Un beso

    Fiesta de enlaces: http://labiciazul.blogspot.com.es/
    Maria Eugenia

    ResponderEliminar

Me encanta ver vuestros comentarios, gracias a ellos todo esto cobra mayor sentido.
Aunque no pueda contestar siempre me los leo absolutamente todos, si tenéis alguna consulta podéis enviarla directamente al e-mail que tenéis en la pestaña de contacto.
Este blog, por falta de tiempo, no participa en cadenas de premios, aunque siempre estaré super agradecida de que hayáis pensado en mi.
Gracias por estar.
Yolanda.